jueves, 23 de septiembre de 2010

Bichitos en la panza.... Parásitos!


Se denomina parásito a todo ser vivo, animal o vegetal, que vive a expensas de otro ser vivo, que se llama huésped.
Es un problema de salud muy difundido, y si bien hay situaciones que propician las parasitosis, ningún ser humano está exento de contagiarse.
Por sus hábitos de higiene y el tipo de actividad, los chicos son un grupo especialmente propenso a adquirir parásitos, especialmente los intestinales.
Hay varios tipos de parásitos, algunos en forma de "gusanitos", los más comunes son los Oxiuros y los Ascaris. También el forma de Amebas, como la Entamoeba y la Giardia.
Dependiendo de cada de parásito, serán los sintomas. Pero los más frecuentes son:

Prurito (picazón) anal y nasal.
Dolor abdominal.
Diarreas.
Bruximo (rechinar los dientes al dormir).
Anemia.
En las niñas, dolor al orinar.
En casos graves, desnutrición.

Se contagian de persona a persona, por ingesta de los huevos o quistes, a traves de las manos. Es frecuente el autocontagio.

Se debe consultar al pediatra ante la sospecha de enteroparasitosis.
El diagnostico en algunos casos, lo hacen los papás al visualizar el bichito en la materia fecal (por ejemplo, los oxiuros, que se ven como pequeños gusanitos blancos, de 1 cm de largo).
Se solicitan estudios de materia fecal, que confirman la enfermedad.
El tratamiento varia según cada parásito. A veces hace falta que toda la familia haga el tratamiento.
Como en todas las enfermedades, lo más importante es la prevención:

Lavado de manos frecuente!
Uñas cortas (evitan el autocontagio).
Medidas de saneamiento ambiental: adecuado control de excretas, acceso a agua potable.
Lavar muy bien las verduras que se consuman crudas.
Cocinar totalmente la carne.
Utilizar guantes cuando se trabaje con tierra.
Evitar el uso de areneros.